Descubriendo el Albaicin / Discovering Albaicin (Granada)


Granada, y en concreto, la Alhambra, es uno de los monumentos más visitados de España. Visitar la Alhambra es una de esas experiencias que no hay que perderse en la vida. Pasear por los jardines del Generalife, el murmullo de sus fuentes, el archi-conocido Patio de los Leones, los increibles artesonados de madera que cubren los techos de los palacios..

Para evitar las interminables colas, es recomendable comprar las entradas por anticipado (internet, link a continuación), ya que la entrada a los palacios nazaríes es restringida, y te dan una hora de entrada específica.

http://www.ticketmaster.es/nav/landings/es/mucho_mas/entradas_alhambra/index.html

También recomiendo especialmente las visitas nocturnas, que se realizan en verano.

Pero hoy voy a centrarme en el Albaicin, el barrio con más encanto de Granada, y con las mejores vistas de la ciudad.

Todo el mundo lo conoce por el famosísimo Mirador de San Nicolás, desde donde Clinton dijo que se veía la puesta de sol más bonita del mundo. Y es verdad que las vistas son inmejorables, especialmente al atardecer, cuando la Alhambra se tiñe de un impresionante color rosa. Pero el Albaicin no es solo eso. Hay que perderse por sus callejuelas y mezclarse entre sus vecinos para descubrir el auténtico hechizo que tiene Granada y que hizo que Boabdil llorara como un niño cuando tuvo que abandonar su amada Granada.

Para no extenderme demasiado (siempre me acabo enrollando), recomiendo especialmente visitar el Palacio de Dar-Al-Horra, una especie de Alhambra “en miniatura”, que es poco conocido. Es un palacio nazarí del S. XV, situado en el Albaicin (Callejón de las monjas s/n), donde vivió Aixa, reina y madre de Boabdil.

También es imprescindible darse una vuelta por Plaza Larga (y su mercado del fin de semana), la Calle del Agua, la Puerta de las Pesas (en esta puerta se pesaba la mercancía a los comerciantes que entraban, y todavía pueden verse las pesas antiguas colgando de la pared), sus iglesias (San Cristobal, San Bartolomé, San Miguel Bajo), etc….

Dos paseos altamente recomendables:

– Subir callejeando por la Vereda de Enmedio dirección al Sacromonte, donde se puede disfrutar de unas vistas menos conocidas de la Alhambra, y seguir hasta la preciosa Abadía del Sacromonte. Unos 30 minutos.

– Bajar callejeando por el Callejón María la Miel, para llegar a la C/ Calderería donde están las famosas teterías. O perderse por cualquier otra calle en dirección hacia el Paseo de los tristes, donde aparecen de vez en cuando bonitas vistas de la Alhambra.

Para los golosos, como yo, las monjas de clausura del Convento de Santa Isabel la Real (por cierto, tiene una iglesia con un precioso artesonado), venden pastas caseras espectaculares, a través del torno: magdalenas, roscos de miel, roscos fritos y los mejores pestiños que he probado en mi vida (super delicados y con un hojaldre inmejorable).

En Plaza Larga, hay una famosa pastelería, Casa Pasteles, donde recomiendo especialmente su leche merengada helada en verano, y sus mantecados de chocolate (solo los venden en Navidad, en una nave habilitada al efecto).

Otra de las experiencias que no hay que perderse en Granada son sus “tapas”. Pero con eso, ya sigo mañana…..

Anuncios

Un comentario en “Descubriendo el Albaicin / Discovering Albaicin (Granada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s