Dolce vita en ROMA


A pesar de que ya conocíamos Roma, siempre es un placer volver a la ciudad de la “Dolce Vita” y del “Marcello, vene”…

Así que aprovechamos el pasado puente de la Inmaculada (jueves 8 al domingo 11 de Diciembre), reservamos vuelo con Iberia, hotel  Radisson Blue (hotel moderno estupendo, aunque la zona es bastante mala, en los alrededores de Termini) y nos embarcamos a disfrutar de un maravilloso fin de semana turístico y  gastronómico.

http://www.radissonblu.com/eshotel-rome

 

 El jueves, nada más aterrizar, soltamos los bártulos en el hotel, y nos lanzamos a la calle en busca de un buen trozo de “pizza al taglio” (pizza al corte). Hay mil sitios de pizza al corte en Roma, y en todos los barrios, pero nosotros queríamos probar algo auténtico, un sitio donde va la gente del barrio a comer, nada para turistas con las pizzas traducidas en mil idiomas. Así que acertamos plenamente cuando entramos en un sitio muy popular, del que no recuerdo el nombre, en Via Merulana, muy cerca de la iglesia de Sta. “Maria Maggiore”. Pizzas de ingredientes sencillos, pero buenísimas!

Empezamos a caminar y ya no paramos en todo el día: Piazza República, la preciosa fuente del  Tritone en Piazza Barberini, fuente de las cuatro estaciones, …hasta que llegamos a Piazza Spagna, donde no pudimos avanzar más. Las calles estaban abarrotadas de gente esperando “algo”, había millones de carabinieri ubicados en sitios estratégicos…hasta que averiguamos que en una hora más o menos venía el Papa a dar una misa en honor del día de la Inmaculada. Además, los bomberos colgarían una corona de flores en la estatua de la virgen, que hay en lo alto de una columna, enfrente de la embajada de España. Conclusión, tras una larga espera, pudimos ver al Papa.

 

Una vez terminado el evento, nos dimos un paseo por las calles de alrededor de Piazza Spagna, a pesar de que estaba todo abarrotado y era casi imposible caminar. Disfruté especialmente de los escaparates de las maravillosas tiendas de Via Condotti (Furla, Prada, Max Mara….) y de la impresionante iluminación nocturna del edificio de Fendi.

Seguimos caminando, ya de noche, por la Piazza Montecitorio, vimos el Templo Adriano con sus bien conservadas columnas, la barroca iglesia de San Ignazio Loyola, el impresionante Panteón, la abarrotada Piazza Navona….Hasta que acabamos en Campo dei Fiori, con animadísimas terrazas llenas de gente joven, donde nos tomamos una estupenda Birra Moretti, en la Vineria Reggio.

Posteriomente, seguimos dando un paseo por la animadísima Via del Pellegrino, llena de bares y estupendos restaurantes, y aprovechamos para tomarnos un Spritz (aperitivo compuesto con vino blanco seco, agua mineral con gas o agua de seltz y Campari / Aperol, hielo y una rodaja de naranja) en el moderno “Barnum Café”.

Para cenar, elegimos la Cantina Lucifero, en Via del Pellegrino 53. A pesar de que la especialidad de la casa son las fondues, nosotros nos decantamos por la pasta. Compartimos como “antipasti” (entrante) un queso Tomino con verduras “alla griglia” (buenísimo!), una lasagna de “carciofi” (alcachofas), y tagliatelle con “funghi y tartufo bianco d’alba” (con boletus y trufa blanca, que te rallaban en el momento sobre el plato, y de forma bastante abundante, nada que ver con lo que había visto en España).

http://www.cantinalucifero.it/#/home

 

De vuelta, bus a Termini y a dormir agotados, pero contentos!

El viernes, decidí darle una sorpresa a mi marido y contraté –sin decirle nada- un recorrido por Roma en Fiat 500 de época, con la agencia “enroma” (http://www.enroma.com/ ). Me la había recomendado una amiga, que recibió como regalo de bodas varias excursiones personalizadas de esta agencia y quedó encantada. Así que yo contraté  el servicio de transfer desde el aeropuerto (ida / vuelta) y la visita en Fiat 500 de época. Ambos fueron excepcionales, y la atención inmejorable. El servicio de transfer puntual y los coches impecables (BMWs y Mercedes), y la visita en Fiat 500 de época sinceramente nos encantó, superando incluso las expectativas que teníamos. Alessandro (el chófer-guía) es realmente especial, súper simpático, muy profesional y con un español impecable. Te hace sentir que estás con un amigo recorriendo Roma, más que con un guía. En las 3 horas que dura el recorrido te enseña curiosidades de la ciudad que de otra forma nunca conocerías: iglesia Sta Cecilia, iglesia Sta. Sabina, los cañonazos del Gianicolo a mediodía, las maravillosas vistas de Roma desde el jardín de los naranjos…. Muy recomendable!

 Y después de las 3 horas de recorrido en coche, a seguir caminando desde Piazza Venezia, pasando por el Palazzo Valentini (nos recomendaron visitar la exposición “domus romane”, espectáculo de luz y color donde se recrea la vida en Roma a partir de las ruinas. El edificio es difícil de encontrar, y es casi imposible conseguir entrada, están siempre agotadas y además, no se pueden comprar en taquilla, sino por internet o teléfono. Nosotros lamentablemente no lo conseguimos porque internet nos daba todo tipo de errores en el ipad, y además estaban agotadas para los días que queríamos).

http://www.palazzovalentini.it/index.php?lang=eng

 Seguimos por la Fontana di Trevi, el Panteón, Piazza Navona y sus alrededores. En esta zona, nos encantaron sitios como el “Bar del fico”, o el “caffe della pace” (café antiguo con mucho encanto).

Y para comer, nuestra mejor experiencia en pizza de este viaje: la pizza “ripiena” (rellena) de “Lo Zozzone”. Via del Teatro Pace, 32.

Luego nos tomamos un estupendo helado en la escondida “gelateria del teatro”, Via di S. Simone, 70. Todos los helados son naturales y no contienen ingredientes artificiales. Buenísimos!

Seguimos caminando hasta el Castello San Angelo, por via Giulia hasta el puente San Sisto y por ahí, cruzamos hacia el Trastevere.

Aquí, fuimos a una de las tiendas de galletas más antiguas. Innocenti, en via della luce, 21. Una especia de fábrica de galletas familiar y anticuada, con unas pastas de té buenísimas!

 

 

Para descansar, nos tomamos una “birra” tranquila en un sitio muy curioso, tranquilo y decorado con muebles antiguos, donde tomar desde un desayuno hasta una copa. “8mm bakery”. Lo mejor del sitio, la banda sonora, música francesa e italiana de los años 50-70.

 Visitamos la impresionante iglesia de Sta María Trastevere, y tras darnos un paseo por las entrañables y animadísimas callejuelas del barrio, nos volvimos a la zona de Campo dei Fiori para cenar. El Trastevere tiene muchísima fama, pero en mi humilde opinión, está empezando a ser demasiado turistero. Así, que a pesar de que vimos algunos restaurantes pequeños con buena pinta, pero sin lugar a duda, nos han gustado mucho más los restaurantes de la zona de Campo dei Fiori.

Nuestra elección para el viernes: Al Bric. Via del Pellegrino, 51.

http://www.albric.it/index.shtml

Restaurante buenísimo, pequeño y con encanto, y con un servicio muy bueno. Recomendado en la guía Michelin. Especialidad en quesos, sólo con ver la vitrina que tiene llena de quesos, nos convencieron!

El sábado, seguimos caminando, recorriendo el Barrio Judío, … y nos fuimos a comprar delicatessen italianas para llevar a Madrid; es decir, queso, embutido y pasta.

Para embutidos, altamente recomendable la “Antica Norcineria Viola”, en Piazza Campo de’ Fiori, 43. Altamente recomendable el “salame con tartufo nero” (salami con trufa negra) y el “salame di cinghiale” (salami de jabalí). Como nos llevamos la mitad de la tienda para regalar a nuestras familias, el señor encantador nos regaló unas estupendas lentejas.

Y para quesos, una variedad increíble en la tienda-restaurante gourmet “vineteria-salumeria Roscioli”. Compramos gorgonzola dulce, varios trozos de parmesano en distintos grados de curación, pecorino,….Y no compramos más porque había que volver en avión y solo llevábamos equipaje de mano.

 Por la noche, cenamos en otro restaurante estupendo, también en la zona de Campo dei Fiori. Restaurante Ditirambo, Piazza della Cancelleria, 75.

http://www.ristoranteditirambo.it/

 Nos costó elegir la comida, ya que la carta es altamente apetecible. Además, como resaltan en la carta, todas las pastas y dulces son de producción casera, utilizando productos de alta calidad.

De entrante, compartimos unas buenísimas flores de calabaza rellenas de ricotta y menta (“Fiori di zucca ripieni con ricotta e menta”), y como platos de pasta tomamos unos “Tonnarelli cacio e pepe” (pasta larga y gruesa con queso de oveja y pimienta; plato de pasta muy típico romano) y “Tagliatelle integrali con faraona e porcini” (tagliatelle integrales con gallina de guínea y hongos). Nos dejamos aconsejar en el vino, ya que tienen una carta de vinos con más de 200 referencias de vinos italianos. Nos recomendaron un vino italiano (Cantele Amativo, 2008) con mucho cuerpo, que nos encantó, de la región de Salento (Puglia).                                                

El domingo nos acercamos a visitar el famoso mercado de Porta Portesse, pero sinceramente, nos desilusionó bastante y nos fuimos de allá enseguida. Está lleno de puestos de mercadillo de ropa barata, y abarrotado de gente, pero nada de antigüedades o puestos con encanto.

Luego nos dimos una vuelta por el Foro y el Colisseo, y acabamos tomando un café en el entrañable barrio de Monti, el barrio más antiguo de Roma, entre la estación de Termini y el Coliseo.

Para terminar, fuimos a la estupenda Panadería-pastelería Panella, una de las más famosas de Roma. Está en Vía Merulana 54, cerca de la iglesia de Sta. María Maggiore. La elección es complicada porque todo tiene un aspecto increíble: la enorme variedad de panes, pizzas al corte, pastas, pasteles, productos gourmet como pastas, salsas, etc

http://www.panella-artedelpane.it/

 

Otra de las tiendas que descubrimos callejeando y que nos encantó, fue la galería de arte  Dorothy Circus Roma, en Via dei Pettinari 76. Especializada en surrealismo pop.

Hasta ahora nunca había sentido un especial interés por este tipo de arte, pero debo reconocer que últimamente me encantan este tipo de obras. En esta galería, descubrí a la artista italiana Nicoletta Ceccoli, que tiene cuadros muy intrigantes.

 

Y también al famosísimo artista americano Mark Ryden.

 

Como curiosidad, os diré que este cuadro de Mark Ryden es el que inspiró a Lady Gaga para su famoso vestido de carne en la gala de los MTV 2010. El original del cuadro nos contaron que lo ha adquirido la famosa cantante.

 

Anuncios

Un comentario en “Dolce vita en ROMA

  1. He leído con mucha atención este diario/blog y me ha encantado. Buscaba algo así para mi próxima visita a Roma. Decir que fui con mi mujer en Enero de este año y nos encanto. En Enero del próximo año, 2016, volveremos pero ya sin prisas y sin tener que visitar todas las atracciones turísticas, pasear y disfrutar.
    Tu diario nos irá muy bien porque conoceremos sitios estupendos para comer bien e incluso visitaremos la Galería que nos recomiendas pues tiene muy buena pinta.
    Gracias por compartir tus viajes.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s